Definiendo el SEO

SEO son las siglas en inglés de “Search Engine Optimization”, que traducido sería “Optimización para motores de búsqueda” Pero lo más importante es a lo que nos referimos cuando hablamos de SEO (o posicionamiento orgánico)

Según la Wikipedia:

se trata de el un conjunto de acciones orientadas a mejorar el posicionamiento de un sitio web en la lista de resultados de Google, Bing, u otros buscadores de internet.

Como definición inicial no está mal, porque ya nos da una idea de que el objetivo de todas estas acciones es estar mejor posicionado en los resultados que ofrecen los motores de búsuqeda y ¿a quién no le interesa aparecer bien arriba cuando los usuarios buscan cosas en Google?

Pero ojo, que se puede mejorar. Fíjate que (como quien no quiere la cosa) acabo de introducir otro término en la definición: el usuario.

En realidad no se trata de algo menor, sino que será la clave de todo lo que hagamos y será el que determine el éxito o el fracaso de nuestras acciones SEO.

Si no introducimos al usuario, cualquier esfuerzo por posicionar una web será inutil.

El usuario es el que busca. Sin esa búsqueda no habrá clics en los resultados y por lo tanto no existirán visitas en nuestra web.

Puedes tener una web muy chula posicionada para la búsqueda “alkasup” (que es un término que me acabo de inventar… aunque podría ser una marca). Seguro que consigues posicionarte por ese término sin mucho esfuerzo y, cuando alguien busque “alkasup” tu página aparecerá ahí, la primera. ¿Ya está? ¿Has hecho SEO?… pues no.

El problema es que no has tenido en cuenta al usuario. Si nadie conoce el término y nadie busca el término, tu búsqueda no existe más que cuando tu la haces. El resultado no tendrá clics, la web no tendrá visitas y tú no tendrás dinero.

Yo definiría el SEO como

el conjunto de técnicas que nos ayudan a determinar las búsquedas de los usuarios para las que nuestra web podría dar respuesta y a conseguir que nuestra página aparezca la primera en los resultados de búsqueda cuando se realicen.

Aún se podría afinar más con la definición, pero así ya me parece más acertada.

Pero ahora ya hemos identificado a tres “jugadores” en la partida del SEO: el usuario, el motor de búsqueda y nosotros. (Faltaría “la competencia”… pero de eso ya hablaremos luego).

El usuario busca lo que le da la gana, sobre eso no tendremos control, pero lo podremos monitorizar.

Nosotros nos adaptaremos a las reglas del juego, pues nos interesa ganar.

Los motores de búsqueda son los que ponen las normas del juego, así que, lo primero que vamos a hacer es conocer como funcionan estas reglas.

Cómo funcionan los motores de búsqueda

Los motores de búsqueda tienen un único objetivo: ofrecerle al usuario los resultados que mejor resuelvan sus consultas.

Que te quede claro ese enfoque desde el principio: a Google le importan “sus” usuarios. Pero tu web solamente es una herramienta para conseguir satisfacer esas búsquedas.

Por lo tanto, el objetivo de un buen SEO es conseguir que Google considere su página la mejor alternativa para mostrar como solución a las consultas de los usuarios.

Las ventajas del “posicionamiento orgánico”

A menudo nos referimos al SEO como el posicionamiento orgánico, pero tal vez no nos hemos parado a pensar lo acertado de este término.

“Posicionamiento orgánico” hace referencia a la naturalidad de que los mejores son los que mejor se posicionan. Dicho de otro modo, que Google trate de mostrar primero las mejores respuestas a una consulta es lo natural.

Como contrapartida tendríamos el “posicionamiento inorgánico” (si quieres llamarlo así), que sería la obtención de visitas por medios de pago. Es lo que se conoce como SEM o “Search Engine Marketing” (aunque el SEM también tiene una parte orgánica que merecería una explicación aparte …pero en otra ocasión).

A diferencia del SEM, en el que mientras pagues verás resultados y si pagas más y/o optimizas mejor tus anuncios tendrás visitas, en el SEO los resultados casi nunca son tan inmediatos, pero también tienen un recorrido mucho más largo.

Por lo tanto, una inversión en SEO será una inversión con un retorno a mucho más largo plazo.

Si todo esto te parece demasiado complicado, nosotros te lo ponemos fácil.

¿Por qué necesitas hacer SEO?

Hay muchas formas de conseguir que nuevos usuarios lleguen hasta tu página web. Algunas, como el retargeting se basan en recuperar a gente que aún no realizó una conversión. Otras como las redes sociales pueden servir además para crear una comunidad.

Pero en mi opinión todas ellas necesitan estar acompañadas por una buena estrategia SEO que haga que la gente que puede estar interesada en tu servicio, producto o contenido lo descubran.

Por lo tanto, el SEO no solamente conseguirá que te conozcan usuarios nuevos, sino que conseguirá que estos estén muy bien segmentados (visitas de calidad a las que les interesa lo que ofreces) y por lo tanto conviertan mejor que otro tipo de estrategias.

Los usuarios buscan

El ciclo básico del SEO comienza con un usuario que busca algo (una respuesta, un producto o una solución a un problema). Google (o el motor de búsqueda que sea) le mostrará un listado de páginas web (o vídeos, o anuncios,…) entre los que su algoritmo ha considerado que pueden estar las páginas con la respuesta más satisfactoria.

Los motores de búsqueda responden

La cuestión es ¿cómo elabora este listado el motor de búsqueda?

Ya sabemos que existe un complejo algoritmo que Google utiliza para ello, pero el SEO empieza mucho antes de que ese algoritmo entre en juego.

Rastreo

Lo primero que necesita Google para saber si una web merece ser mostrada o no y cuándo es conocer esa web y su contenido.

Es por ello que Google tienen que poder rastrear las páginas, leer su contenido y seguir los enlaces que encuentra en ellas.

Es así como las “arañas” de Google (los robots que recorren la red) recopilan información sobre las páginas que visitan.

Si una web no es rastreable no va a ser posible que aparezca en los resultados de ninguna búsqueda.

METÁFORA: Cuando un usuario realiza una búsqueda se convoca una carrera cuyo ganador se llevará un clic hacia su página web. Si no te inscribes en una carrera no puedes participar. Si Google no rastrea tu web tampoco podrás aparecer en los resultados de búsqueda (a los que normalmente nos referimos como SERP por el acrónimo de “Search Engine Results Page”).

Indexación

Lo siguiente que hace Google con toda esa información de cada página web es incluirla en sus índices, es decir, clasificarla. Así, cuando reciba una consulta podrá consultar estos índices y mostrar los resultados más adecuados.

Es en este punto en el que entran en juego la mayoría de los factores del algoritmo de Google.

La página puede estar incluida en los índices de más de una intención de búsqueda …y ocupar una posición diferente para cada una de ellas dependiendo de la relevancia para responder a esas consultas.

Estos índices, en realidad no deberías imaginarlos como un índice clásico de un libro. Hace mucho tiempo que rankbrain (la IA de Google) interpreta perfectamente los contenidos para poder entender la semántica de un contenido.

Posicionamiento

Por último está el posicionamiento que ocupará una página web específica para una búsqueda concreta en un momento y lugar determinados.

Porque sí, la misma búsqueda dará diferentes resultados dependiendo del lugar, el momento y hasta de quién realice la consulta.

¿Ves como el resultado es totalmente “orgánico”?

Tipos de SEO

Pues bien, para conseguir esa visibilidad en Google podemos llevar a cabo muy diferentes acciones. Dependiendo del estado de cada proyecto y su naturaleza unas acciones tendrán más relevancia que otras… por eso es necesario realizar una auditoría inicial antes de empezar un proyecto SEO.

Pero todas estas acciones se pueden (y se suelen) clasificar en dos categorías:

SEO on-page

Engloba todas las acciones que podemos realizar en nuestra página web para conseguir, por ejemplo, que Google la rastree mejor, la comprenda, o que el usuario la encuentre más útil o su visita se convierta en un lead o una venta.

SEO off-page

Este tipo de acciones off-page, sin embargo, son aquellas que realizaremos fuera de nuestro sitio web. Las más comunes son las de link-building o generación de enlaces.

A Google le gusta que unas páginas enlacen a otras que puedan complementar su contenido o que sean relevantes para lo que la web que enlza ofrece.

Pero estos enlaces relevantes también se pueden generar y se pueden revisar y se pueden modificar,… todas estas acciones forman parte del trabajo de SEO off-page.

Si necesitas que hagamos SEO por ti no dudes en ponerte en contacto

Te contestaremos antes de lo que esperas 😉

¿Cómo conseguir que los usuarios lleguen a tu página?

Bueno, de eso se trata todo esto ¿no? De que la persona que fue a Google y realizó una consulte acabe visitando nuestra página web.

A partir de ahí ya dependerá mucho de mejorar la conversión (a lo que se llama CRO o “Conversión Rate Oriented”)

Para conseguir esa primera visita de un usuario (todavía) desconocido. tendremos que mejorar ciertos aspectos de nuestra página web:

Relevancia

Lo primero que debe encontrar un usuario en nuestro sitio web cuando viene desde Google es contenido relevante.

Si el usuario no encuentra algo relevante a la búsqueda que realizó volverá a buscar. Google detectará este comportamiento y, seguramente, la próxima vez nuestra página ya estará mas abajo en las SERP.

Autoridad

La autoridad viene determinada por muchos factores: ¿quién publica el contenido? ¿es popular? ¿está enlazado o se comparte en RRSS?…)

Usabilidad

Es obvio que una mala usabilidad va a influir drásticamente en la experiencia del usuario.

Así, por ejemplo, si un usuario no tiene una buena experiencia porque la web carga muy despacio desde su móvil o porque no es capaz de encontrar el botón de “Comprar”… acabará buscando otro resultado en las SERPs.

¿Cómo trabajamos el SEO?

Sé que esto puede generar controversia, pues cada profesional tiene su manera de afrontar el reto y utiliza diferentes recursos. Pero lo que no varía nunca son lo que podríamos definir como los 3 pilares del trabajo y los aspectos que en cada uno podemos trabajar.

Así que, por orden, deberíamos de empezar a cuidar:

1) El rastreo y la indexación del sitio

Es evidente que si los rastreadores de Google no pueden llegar a nuestros contenidos estos nunca acabarán en los índices (y por lo tanto en las SERPs).

Por otra parte, es vital que cuando un rastreador encuentre la página sea capaz de comprenderla, pueda acceder a su contenido y además tenga permitida la indexación.

En este punto tendremos que cuidar, entre otros, aspectos técnicos como:

  • WPO
  • Arquitectura web
  • Enlazado interno
  • Optimización de sitemaps
  • Indexabilidad
  • Optimización para móviles

2) Relevancia

Cuando hablamos de cuidar la relevancia de nuestras webs nos estamos refiriendo a conseguir que lo que publicamos satisfaga a los usuarios que lleguen a la web.

…pero claro, para que lleguen usuarios SEO primero tendrá que aparecer en las búsquedas.

Esta aparente paradoja se resuelve, por una parte, optimizando nuestros contenidos para que coincidan con lo que la gente está buscando y por otra, haciéndole entender a Google que la mejor respuesta para esas intenciones de búsqueda que la gente realiza se encuentra en nuestro sitio web.

Para conseguir este “Perfect Fit” (que diría Van Morrison) tendremos que realizar acciones del tipo de:

  • Keyword Research (para conseguir que nuestro contenido coincida a la perfección con las intenciones de búsqueda de los usuarios de Google)
  • Optimización de contenidos (tanto texto como imágenes, vídeo,…)
  • Marcado de datos (que le indique a Google inequívocamente de que va el contenido de nuestra página)

3) Popularidad de la página

Ahora es donde toca trabajar el SEO offpage cuidando y generando un perfil de enlaces correctos, pero también enviando las señales oportunas desde otros medios. Se trata de que Google comprenda que si otros hablan de nosotros es que tenemos cierta autoridad en los temas que tratamos. Porque en igualdad de condiciones (es decir, búsquedas muy competidas) es normal que se prioricen aquellos resultados de quien es una “autoridad” en el tema que trata antes que otro que acaba de llegar y del que nadie habla.

Así que, en lo que tendremos que trabajar en esta fase será:

  • Linkbuilding (tanto generación de enlaces como saneamiento del perfil)
  • Citas
  • Menciones

Consigue una auditoría web gratis

Todo proyecto SEO empieza por una auditoría… y en SeoOK te ofrecemos una auditoría web totalmente GRATIS para que puedas hacer una valoración previa del estado de tu proyecto.

El SEO no es la única forma de conseguir tráfico.

Evidentemente que el SEO no es el único modo de conseguir visitas. También puedes pagar anuncios en Google, o en redes sociales, o un artículo en un medio offline o incluso diciéndoles a tus amigos y clientes que visiten la web (nunca subestimes el método de persona a persona).

Pero todos estos métodos requieren un coste por cada visita o están muy limitados.

El SEO, sin embargo, es una forma de trabajar tu web que conseguirá que cada vez vengan más visitas a tu sitio, que estas visitas sean relevantes (pues buscan lo que ofreces) y que sean recurrentes (pues si consigues visibilidad en los motores de búsqueda esta no desaparece de pronto).

Por lo tanto, puedes invertir en otros canales o no, pero el SEO tiene que ser un “must” si lo que quieres es conseguir tráfico orgánico, tráfico del bueno.