Una buena marca es capaz de transmitir los valores de la empresa, facilitar su reconocimiento y aumentar su valor. Por eso es tan importante trabajar el branding o el rebranding: hacer que la imagen de marca represente lo que realmente es la empresa y que el público perciba ese valor.