Cómo escoger el domino perfecto para tu proyecto

Una de las primeras tareas que llevamos a cabo cuando nos planteamos el lanzamiento de un negocio online es la de escoger el dominio de tu nuevo proyecto. Este es un momento importante, en el que la decisión que tomemos ayudará (o no) al SEO del proyecto, así como a la capacidad de el dominio para captar la atención y ser recordado por los usuarios que nos encuentran o nos conocen.

En este artículo vamos a ver algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger el dominio de tu sitio web. Algunos tendrán más relevancia que otros en el SEO de tu sitio, pero es importante valorarlos todos a la hora de escoger tu dominio.

¿Cómo escoger dominio de tu proyecto?

Si pensabas que la manera de elegir el dominio era tan simple como escoger un nombre chulo y «tirar millas» cometes un error.

Un dominio consta de dos partes: el nombre del domino y la extensión.

La mejor forma de empezar a escoger el nombre del dominio para tu proyecto es respondiéndote a la pregunta «¿Para qué monto este proyecto online?»

El «Pa’Qué» es casi siempre el que te marca el objetivo.

Es evidente que el nombre que escogeremos no será el mismo si nuestro objetivo es desarrollar una marca personal que si vamos a tratar de ofrecer servicios de abogado a nivel local en nuestra ciudad. Casi todos los proyectos los podemos encajar en alguna de estas tres categorías:

Dominio para un proyecto de marca

Tanto si vamos a desarrollar nuestra marca personal o una marca de un producto que queremos que gane visibilidad, en ambos casos nuestro objetivo es que los usuarios busquen nuestra marca el nombre nos encuentren. Para ello deberá de coincidir con esta marca de la manera más exacta posible.

En el caso de la marca personal escogeremos el nombre de la persona física, su apellido o el nombre con el que esta persona sea conocida en su sector.

En el caso de una marca evidentemente trataremos de registrar el dominio de esa marca.

Dominio para tiendas físicas en Internet

Es cada vez más común que los pequeños negocios locales o empresas que operaban en el mercado tradicional «offline» traten de digitalizar sus negocios abriendo una unidad de negocio online. Bien hecho les puede hacer más competitivos y les abre la posibilidad de alcanzar nuevos clientes y mercados.

En este caso, la verdad, es que ya casi lo tienes hecho porque seguramente tratarás de mantener el nombre del negocio físico y online lo más parecidos posibles. Podríamos considerar que es una situación similar a la anterior, pues no deja de ser mantener la «marca».

Lo ideal (aunque por desgracia sigue sin ser lo más común) es que ya tuvieses registrado el dominio para tu negocio a pesar de que aún no te hubieses planteado su incursión en el mercado online.

Si no lo habías registrado y tu nombre ya ha sido registrado por otro, lo vas a tener más difícil y tendrás que buscar alternativas más creativas o añadir otro criterio de los que se explican a continuación.

Dominio para una tienda o servicio local

Cuando ofrecemos un servicio local o vendemos en un área concreta, escoger un nombre que incluya la actividad y la localidad en la que trabajamos nos puede ayudar mucho a la hora de encontrar clientes en esa zona concreta.

Así, si un abogado de Lugo trata de ser visible con el dominio guitierrezycia.com (dominio inventado sobre la marcha) lo tendrá más difícil que si su dominio es abogadolugo.com.

Además, con este criterio conseguimos segmentar mucho mejor los usuarios a los que nos dirigimos. Imaginemos el caso de un veterinario de Zamora.  ¿De verdad le interesa tener mucha visibilidad para los usuarios que busquen servicios desde Barcelona si no ofrece allí sus servicios?

Además, en ciertos negocios o servicios es muy habitual que el propio usuario realice la búsqueda local como «veterinarios en zamora».

En este tipo de negocios puede ser una buena alternativa escoger un dominio del tipo «veterinariozamora.com» o «veterinariozamora.es»

Dominio para un nicho o palabra clave

Otro caso distinto es el que ocurre si estamos atacando un nicho o si nuestro negocio tiene una palabra clave principal. En este caso, incluir esta palabra clave en nuestro dominio nos dará un «plus» a la hora de que nuestras páginas tengan visibilidad orgánica para esa palabra clave… y también para las long tail que deriven de ella.

Así, por ejemplo, si el despacho de abogados del ejemplo están especializados en derecho laboral, podrían elegir el dominio www.abogadolaboral.com

Dominio que combine varios criterios

Ahora bien, si hemos dicho que nuestro abogado solamente ofrece sus servicios en Lugo… ¿de verdad nos interesa mejorar su visibilidad en otros sitios?

Si lo vemos a largo plazo puede que si que nos interese mantener un dominio que el día de mañana nos permita ampliar nuestro ámbito de actuación.

Pero lo cierto es que hoy por hoy tal vez le funcione mejor un dominio que combine la palabra clave y la ciudad en la que ofrece sus servicios. En este caso podría elegir como dominio www.abogadolaborallugo.com

Dominios cortos… o no

Seguramente habrás oído que es mejor escoger los dominios lo más cortos posible. En parte es cierto, pero esto es porque un dominio corto siempre será más fácil de recordar y más difícil de confundir para los usuarios que lo tecleen.

Pero en esto de los dominios (cómo en casi todo lo que afecta al SEO) no hay verdades absolutas. Si el nombre es largo pero es claro y representa mejor el negocio, mi opinión es que es preferible sacrificar la longitud para ganar en «enfoque».

¿Qué extensión escoger para tu domino?

Ahora que ya tienes claro el nombre que te gustaría para el dominio de tu nuevo sitio web es cuando te toca escoger la extensión.

La extensión de un dominio la forman esos caracteres que van después del punto «.com», «.es», «.eu», «.org», «.it»…

Las diferentes extensiones deberían indicar el contenido de la web:».com» para webs comerciales, «.org» para web sin ánimo de lucro, «.edu» para webs de educación,…

Aunque algunas extensiones indican el ámbito geográfico al que está enfocada la web: «.es» para españa, «.gal» para galicia, «.mx» para México,…

Mi primer consejo para escoger la extensión del dominio de tu sitio es que te fijes en el ámbito de actuación de tu negocio.

¿Venderás u ofrecerás servicios a nivel global? Pues entonces decántate por un «.com» si está libre.

¿La mayoría de tus clientes se encuentran en un país o región? Pues escoge la extensión propia de esa región.

…o no. Por que si bien es cierto que si tu público está en Bangladés y escoges un dominio «.es» estarás enviando señales contradictorias a Google (y eso nunca es bueno en SEO). Pero si tu negocio a nivel nacional en España, un «.com» podría funcionar igual de bien que un «.es».

Si te soy sincero, mi experiencia me indica que si bien es mejor mantener una cierta coherencia, tampoco hay que obsesionarse con la influencia de un «.es» frente a un «.com» o a un «.eu». Con cualquiera de ellos se pueden conseguir los objetivos si tu negocio se enfoca en el mercado español.

¿Elijo un domino nuevo o compro un dominio que ya estuvo registrado?

Una vez que tenemos claros nuestros objetivos con el sitio web y ya sabemos que tipo de nombre nos puede interesar tendremos que registrarlo… si podemos. Porque cómo ya te comenté antes puede que «el dominio perfecto para tu negocio» ya fuese el dominio perfecto de otro antes y no esté libre.

Esto pasa sobre todo con nombres muy comunes o nichos muy jugosos.

No todos los dominios están disponibles y algunos que ahora están libres pudieron ser utilizados en un pasado más o menos reciente. Esto supone una «mochila» que tu nuevo (o no tanto) dominio puede traer… y esta puede ser positiva o negativa.

Si te ves en esta situación tendrás que decidir si vas a buscar una variante del nombre que este libre o si vas a adquirir un dominio caducado que cumpla con tus requisitos.

¿Quieres un dominio nuevo para estrenarlo con tu proyecto?

Si compras un dominio nuevo simplemente vas a tu registrador de confianza y lo registras. Si está libre ya tienes tu dominio a estrenar… o no. Porque a lo mejor alguien lo ‘quemó’ y ahora simplemente estaba libre.

Si ese dominio fue utilizado anteriormente puede que existan enlaces que apunten a ese dominio. Si estos enlaces son tóxicos (de páginas de poca reputación, de granjas de enlaces… o simplemente de temáticas muy distintas a la tuya) puede que tu nueva web nazca penalizada o condenada a estarlo.

Una simple consulta en archive.org del dominio que vas a comprar te puede servir de ayuda para conocer el estado de los sitios web a los que apuntaba tu domino en algunos momentos del pasado.

Así que, tanto si quieres encontrar un dominio con un historial positivo que ayude a impulsar tu negocio, como si quieres empezarlo de cero, mi consejo es que analices el histórico de ese dominio.

¡Qué los dominios los carga el diablo!

¿Quieres comprar un domino caducado?

Cómo te decía, un domino con su propio recorrido puede ayudarte a lanzar tu proyecto de forma más rápida o todo lo contrario. Los dominios caducados son un arma de doble filo, pero si los escoges bien te pueden ahorrar mucho tiempo y dinero.

Este tipo de dominios son recomendables, sobre todo, si tu proyecto es un micro-nicho y quieres conseguir un lanzamiento más rápido que te permita rentabilizarlo cuanto antes.

La ventaja de estos dominios «con historia» radica en qué pueden tener enlaces entrantes valiosos.

Pero antes de comprar un dominio caducado para tu proyecto te aconsejo que analices bien el perfil de enlaces de ese dominio y también revises el histórico de la web que estuvo alojada bajo ese dominio anteriormente. Esto último lo puedes hacer consultando el domino en archive.org.

Yo suelo utilizar https://www.expireddomains.net/ para buscar dominios caducados y para analizar el perfil de enlaces Ahrefs y SEO Spy Glass.

Expired Domains

Puede no ser la interfaz más atractiva del mundo, pero el verdadero potencial de expireddomains.com está en sus filtros.

Pero si quieres aprender cómo conseguir buenos dominios caducados te recomiendo que le eches un vistazo a este artículo de Luis M. Villanueva.

Dale al dominio la importancia que se merece

Escoger bien un dominio puede darle un «empujoncito» a tu proyecto: cierto. Pero tampoco nos obsesionemos. Que los hay que pierden el norte escogiendo el dominio de su web pero a su hijo le ponen cada nombre…

Que si no está libre nuestro «nombreperfecto.com» siempre podemos recurrir a los sufijos y prefijos. Que afortunadamente tenemos una gran riqueza léxica en nuestro idioma.

Un ultimo consejo: no te vengas a arriba con la compra de dominios. Conozco a alguno tan obsesionado con que no se lo quiten que cada vez que lanza un proyecto se deja un montón de pasta comprando todas las extensiones que se le ocurren y las variaciones del nombre. Total… para que después le compren el .com.mx y le coman las papas en México 🤣

Escoge el dominio para tu proyecto y regístralo cuanto antes, aunque se trate de una tienda física y aún no vayas a lanzar tu unidad de negocio online.

Pero sobre todo, elige el dominio con sentidiño.

Sobre el autor